Musica

Loading...

lunes, 31 de mayo de 2010

Personas que cambian tu vida...


De repente alguien llama a tú puerta, una persona con la que has pasado un año entero, que no veías oportunidades, y entra en tu habitación, se tumba en la cama, y pasa todo un año allí, en ningún momento piensas en echarla, lloras de felicidad por ver como te mira tumbada, piensas en como decirla todo lo que la quieres, pero te ahogas con las lágrimas y empiezas a escribir, lo que ella piensa que son cosas bonitas, pero en realidad es todo lo que sientes por ella, y al terminar esperas que se de cuenta de que es real...de que la quieres y ya no te la imaginas ni si quiera un momento fuera de tu cama,y tiemblas al pensar que puede estar fuera de tu habitación, es la peor sensación del mundo, tiemblan tus piernas, tiemblan tus brazos, tu estoma está revuelto,y lloras, sin poder controlarte...

De repente esa persona decide salir, como si todo ese tiempo no hubiera importado, o dándote la sensación de que no importaba...

De repente ya no sabes que hacer, pero la sigues queriendo y luchando por ella, solo esperas que vuelva a llamar, que se de cuenta de todo lo que haces y de todo lo que quieres hacer por ella...

jueves, 20 de mayo de 2010

No te dejo de querer...


En el ambiente corría una sensación de verano, una brisa que me recorría toda la espalda, un punto de vista distinto, y tu olor, que recorría toda la habitación y se metía en mi nariz, y me alegraba la cara con una sonrisa, me alejaba las preocupaciones y me hacía sentir bien.

Tus pies que sobre salían de la cama, y tu cuerpo que estaba arropado por una suave sábana y no dejaba nada a la imaginación, tu cara son esa sonrisa de felicidad placentera de cuando uno duerme agusto.

Tú en mi cama, te aferrabas a la almohada como para evitar que nadie te despertara, yo mirándote, oliéndote, deseándote como nunca, sonreía lelamente, y tu respiración entrecortada me hacías reír aún con más ganas.

Se me pasaba continuamente la idea de que podías dejarme en cualquier momento, me sentía inferior a todo lo demás, el tiempo, otras personas, yo mismo, mis errores...pero aún así, nunca dejé de sonreír, y de alegrarme por ver como cada día dormías a mí lado.

Tengo suerte de poder besarte, de poder tocar tu piel, de poder olerte, de pasar momentos que no deberían ser contados, de perderme contigo por Madrid, de escuchar canciones que solo me recuerdan a ti...
Seguiré escribiendo tumbado encima de mi escritorio,sin hacer ruidos para no despertarte, deseando que todo vaya tan bien como parece, deseando que cuando despiertes me beses sin más, esperando que todo dure mucho más.

miércoles, 19 de mayo de 2010

Un mal día lo tiene cualquiera...


La calle solitaria y mis pasos se clavaban en las paredes como balas,destrozando espejos,y haciendo agujeros,silbaban al revotar algunos y pasar al lado de mis oídos. Eran unos pasos calientes, pesados, llenos de odio, como una bala que sale del fusil del soldado.
Los cristales se dividían en más pedazos al caer contra el suelo, y se resquebrajaban al pisarlos.

Era un día frío, pesaba todo el doble, el roce de la ropa al avanzar por la calle, junto a la fuerte respiración que lanzaba contra el suelo podrían haber despertado a toda la ciudad, de no haber estado vacía.

Seguía mi camino, aunque hoy no sabía lo que me depararía...de repente, una sensación me recorrió todo el cuerpo, no sé explicarlo, pero tuve miedo, dejé de reaccionar, y entonces todos mis pensamientos empezaron a disparar contra mí, las voces se convirtieron en balas y yo, sin saber como empecé a sangrar, me hirieron, por todas partes sangraba, los insultos rozaban mi carne, las miradas atravesaron mis articulaciones, y las palabras que no se decían empezaron a explotar a mi alrededor como minas antipersonas,dejándome sordo...


Estaba confundido, no sabía donde ir, no sabía si quería ponerme a cubierto siquiera, busqué esas palabras de auxilio que siempre estaban ahí pero no llegué a ellas, busqué a la persona que siempre cubría mi retaguardia pero no se encontraba ahí,y entonces me dí cuenta de que estaba completamente solo hoy...Pero no pararé de andar, aunque las heridas me quemen, aunque los oídos me sangren, aunque todo vaya contra mí, siempre seguiré adelante...

domingo, 9 de mayo de 2010

Como un niño en un tío vivo...



Por fin me senté a escribir, hacía mucho tiempo que no paraba para hacerlo, y tuve que viajar mucho para no conseguir nada, hasta que llegué al principio de todo...
Y allí sentado, en la hierba,mirando arriba del todo de la torre, me invadieron los recuerdos, parecía una película, pero sin banda sonora, simplemente un par de enfoques a tu sonrisa y los pensamientos de total felicidad que nunca he olvidado...
Sonreí mientras que recordaba, y la gente que pasaba se quedaba extrañada, mirándome, atónita e intrigada por saber de lo que tanto me reía.
Me tumbé en la fina hierba que sujetaba en su filo algunas gotas de rocío, y mientras mojaban mi pelo las nubes creaban formas que nadie veía,pero las ovejas nos invadían acompañadas de barcos de vela, lágrimas,y todo lo que eres capaz de ver cuando lo único que sientes es felicidad...
El tiempo pasaba, sin demora, sin esperar a nadie, mirándonos con aires de superioridad, y Zéus sentado en un mástil de uno de los barcos sonreía, veía como en malos tiempos la gente encuentra cinco minutos de vida para dedicarle una sonrisa a alguien...puede que una sonrisa a escondidas, o puede que la otra persona no esté ni en la misma habitación, puede que esté reflejada en un espejo y no te preste atención, puede que haya muerto, o que siga viva pero hace tanto que no sabes de ella que puede que no siga viva...pero aún así podemos encontrar cinco minutos de nuestro ocupado tiempo para sonreír...Mientras que pensaba en todo aquello,una música llegaba entrecortada a mis oídos,como tímida, eran unas notas leves de piano, atravesaban desde el otro lado del rió, chocaba con las vigas de la torre y acariciaba la hierba, levantándome poco a poco, y guiándome hasta ella.
Anduve por encima de las gotas de rocío, aplastandolas, la torre, erguida justo encima mía y justo después el puente que devolvía los taconazos de mis pies,y allí estaba el pianista, acariciando las notas, sacándolas de la manga, y justo al lado el tío vivo, que por los años ya no estaba tan vivo, crujía,chirriaba, se quejaba sin hablar, los caballos ya no galopaban,viejos relinchaban de cansancio,y las luces grises por todo el polvo y suciedad ya no tenían el mismo tono que hace años...daba sus últimas vueltas,poniendo todo su esfuerzo por llegar a dar unos últimos suspiros de felicidad...
Nunca monté en el tío vivo, o por lo menos no lo recuerdo, se que me habría hecho feliz, sé que aunque las vueltas terminasen siempre recordaría que una vez estuve encima de él,sonriendo, y gritando de felicidad, sé que habría llorado cuando mi madre se acercase a bajarme y que querría volver a montar pero no sería tan fácil, y me tendría que conformar con saber que me hizo feliz, y que por un momento alcancé la felicidad total, aunque solo fuese por un momento...
Estoy feliz por todo lo que he vivido,seguro que lo estaré por todo lo que me queda y también incluyendo los momentos de tristeza...
La vida es como un tío vivo,hay veces que las vueltas duran más y otras menos,hay veces que se puede repetir y veces que no, hay veces que haces un esfuerzo por seguir adelante con las vueltas y balanceas tu cuerpo de atrás adelante para que el mecanismo de una vuelta más, y otras en las que te cansas mucho antes de empezar...
Yo quiero seguir con la vuelta en la que estoy...

martes, 4 de mayo de 2010

Cualquier cosa...


Y mientras que el ruido enmudecía todo lo que decía me concentraba únicamente en ti, y aunque mis palabras no llegasen a tus oídos te dieses cuenta de que me importabas lo suficiente como para dejarme la voz para decirte que te quiero...
Te miraba de reojo sentada a mi lado,como te acariciaba las piernas,y como quería estar así mucho mas tiempo,viendo tu sonrisa, besando tus labios, tu ombligo,tu espalda...
Como tus palabras llegaban a mí,como tus miradas tanto buenas como malas me gustaban y afectaban,como con cualquier cosa me haces sonreír o por el contrario puedes hacerme llorar si te lo propones...
Y llegué a escribir mil imágenes con cientos de palabras que pensé que te alegrarían el día,y llegué a estar sentado delante de tu casa esperando que te asomases....
Recorrí distancias sin que me importase nada, cambié solo para ti,por hacerte feliz.
Te quiero por encima de todo,no lo pongas nunca en duda...