Musica

Loading...

miércoles, 26 de enero de 2011

No pasan tan rápido después de todo...




Es curioso...¿cuánto tiempo a pasado desde que Alberto sonrió por primera vez?,o mejor, ¿cuánto desde que Hector rompió a llorar?... y pensábamos que ya había terminado todo pero de repente, después de tanto tiempo, una decena y pico de años ya casi olvidados por algunos, así "sin más" empezamos a sonreír como tontos por Lucas.

Es curioso, cuando él tenga quince años yo tendré quince más y ni siquiera sé lo que quiero comer mañana, pero todo puede ser... siempre sera el pequeño, siempre será poseedor de un "y entonces llegaste tú".

Puede que un día se siente frente a la orilla del mar, mientras que el sol se pone y, naranja le deslumbra los ojos, haciéndole ver que todo merece la pena, y que incluso las pequeñas cosas llevan su tiempo.

Me imagino en un tiempo, que no está muy lejos, de aquí a cinco años pongamos, cuando vaya al colegio, cuando algunos puede que ya se hayan ido, cuando esto no sean más que palabras que ya se olvidaron, cuando seamos más sabios por viejos que por diablos, me lo imagino en con su mochila llena de dibujos, de letras inteligibles y deberes agobiantes, cuando se crea que el mundo se puede terminar si no encuentra su juguete...

Me lo imagino jugando, como cuando jugaba yo con Pablo, explorando mundos, enfrentándo peligros de todo tipo, esperando que el otro nos salvase, me lo imagino jugando sin miedo de estar solo, de ser el pequeño, me lo imagino grande, fuerte, loco, lleno de energía, sin ganas de irse, esperando a que esos cinco últimos minutos sean eternos.

Es curioso como no puedo imaginarme mucho más lejos de lo ya dicho.

2 comentarios:

  1. esta asturiana te da las gracias por concedernos el privilegio de compartir tu bellisimo texto, un besin muy muy grande.

    ResponderEliminar
  2. Me has conmovido. Me han conmovido esos últimos cinco minutos que no acaban nunca, esos juegos de exploradores que descubrieron el mundo juntos. Esa sonrisa de Alberto y ese llanto de Héctor que parecía que fuera a ser el primero del último y entonces llegó el poeseedor de ¡entonces llegaste tú!
    Y la verdad es que me has conmovido ¡tantas veces! Gracias por la parte que me toca y gracias por poder contar contigo para con él.
    Un besazo a mi "amigo" ¿Te acuerdas? Tu primo parece haberlo heredado en la sangre y siempre me hace esa pregunta que antes fue tuya, como los cinco minutos.
    Bueno, que te debo muchas lecturas pero es que eres un crak.

    ResponderEliminar