Musica

Loading...

domingo, 8 de mayo de 2011

In maduro




¿Cuándo dejamos de ser joven? y ¿cuándo empezamos a ser maduros?...

Cuando empezamos a usar casco y rodilleras, para evitar arañazos y rasguños,
cuando miramos antes lo que nos dan que lo que damos,
cuando pensamos en las consecuencias antes que en la causa...

Antes solía fumar maría y beber vino bueno en fiestas y la música le gustaba cuanto más alta mejor, las chicas encima de su coche, y no le importaba para nada el mañana.

Tenía una gran pequeña ambición, no quería más que ser importante para los suyos,
hubo una época en que pensaba que sería joven para siempre, hubo un momento de la vida, en que no se enfadaba nunca y el dinero era solo pasajero, él siempre tenía más tiempo para gastar y disfrutar que para pensar en su tiempo, nunca le gustó planificar...

Quería vivir la vida como en una película, tenía una chica guapa y se movía en una bicicleta vieja, las calles le habían visto crecer y los pupitres de la escuela tenían toda su imaginación, en casa no ayudaba pero, les quería como nadie.
Siempre viviendo, disfrutando de las pequeñas cosas, se reía sin razón, disfrutaba de una buena canción y solía pasear solo.
Vestía unas zapatillas no muy viejas, que, combinaba con una vieja camiseta de su cantante favorito y un vaquero azul gastado con propia ventilación, y de vez en cuando alguna gorra de su ciudad...

Solía tener siempre doncellas que salvar de algún castillo, eso, era lo más importante que hacía, solía quedarse mirando como se formaban los charcos y lo que estos eran capaz de reflejar...

Ahora, le faltan horas al día, tiene como obligación el saber más, nunca se para a escuchar música y mucho menos debajo de la lluvia, ahora lleva paraguas, y es pulcro,
siempre educado, colgado del móvil, sin perder el tiempo...

Se podría decir que ha madurado, pero, en realidad ya no vive la vida, simplemente pasa de largo...


Mis abuelos han madurado, al igual que sus abuelos y los de éstos, mis padres maduraron, en mi familia casi todos han madurado, como en la de casi todo el mundo, es difícil no hacerlo, o les defraudas, parece ser la otra alternativa... nunca me ha gustado cumplir con lo que esperan de mí, nunca me ha gustado no ser yo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario