Musica

Loading...

lunes, 12 de diciembre de 2011

I fell apart...


Ya no me gusta andar solo por la calle,
no me gusta el frío, ni las lunas llenas,
ya no hablo en voz baja, ni miro al cielo.
Las canciones que hablan de amor ya no tienen sentido,
los trozos del corazón ni me he molestado en pegarlos,
así que aquí estoy, viendo como pasan las horas, los coches,
y no me decanto que camino debo seguir,
odio todos mis deseos,
y no hay nada más grande que todo lo que algún día sentí,
por lo que estaba dispuesto a luchar, espero, es lo único que hago,
me siento completamente distante, incluso de mí mismo,
ya no escucho la música, ni hay viento que me mueva.

He mezclado todos los sentimientos, pero no es cosa mía,
dicen que somos lo que vivimos, pues aquí estoy, odiame si quieres,
pero soy creación de todos vosotros...

Ya no me parto la voz intentando hacer que se entiendan mis cosas,
ni pongo empeño en cosas que no les veo un sentido concreto,
ahora me rindo si no voy a conseguir nada,
ya no tengo ningún tipo de esperanza en nada que no sea yo mismo,
ni Dios cree en mí, ni a mi me gusta repetirle las cosas,
ya no intento luchar, pero aún así no paro de hacerlo,
ya no hay nada que no valga la pena,
han matado mis penas y por eso ya no lloro, ni amago.

Hoy ya no es mi cumpleaños, ni hay diciembres fríos,
no tengo flores que no estén secas, ni nada por lo que avergonzarme,
no soy más que pisadas en el polvo que se vuela,
no soy un poeta, ni niño, pero soy demasiado joven para algunos,
y no he vivido más experiencias que otros, aunque creo que se equivocan,
por desgracia soy buena persona, aunque no se preocupen,
trato de convertirme en uno de los vuestros,
ya no doy limosnas,
ni pido permiso, me quedo si quiero y me voy cuando me apetece,
ya encontré a mi niño perdido, soy culpable de asesinato, homicidio en primer grado,
mi Peter Pan "a muerto"...

Ya no soy lo suficientemente inteligente como para crear un mundo mejor,
ni dibujos raros,
he roto todas las ventanas por las que mirar, tengo cientos de paisajes distintos y
una chistera llena de trucos,
juego,
con un as bajo la manga,
y fumo,
los momentos más inoportunos,
he dejado de buscarme, ahora solo me destruyo, pero sigo creyendo,
aunque son más de un millón de piezas las que me faltan...

Me guardo de las apariencias, me juzgan antes de conocerme así que,
no puedo defraudarles...

2 comentarios:

  1. Un final contundente para un poema tan lleno de ti mismo. Creer en ti es el verso más bonito y el camino más recto para llegar a Dios. Lo importante es no defraudarte a ti mismo y creo que en tu búsqueda pertinaz e impenitente lograrás encontrar un montón de piedrecitas. Ya sólo es cuestión de hincarle el diente y ver si son valiosas o sólo una piedra más que apartar del camino.
    Nos vemos caminando poeta aunque sea a tu pesar. A veces regreso al país de nunca jamás y siempre le doy recuerdos a Peter Pan. Recuerdo que de niña me daba mucha pena verle siempre tan solito, robando a los niños sin que pudieran llegar a hacerse adultos. Bienvenido al país de la realidad donde los sueños son mucho más necesarios que en el país de Peter Pan.
    Muy inspirador este poema y muy inspiradora esa mirada tuya. No la pierdas.
    Un besazo poeta!
    como no puedo entrar con mi dirección, entro como anónimo, a ver...pero seguro sabes quién soy

    ResponderEliminar
  2. Querido Arturo todos nos vamos destruyendo un poco en el intento de crecer, a veces creo que es inevitable, creer en uno mismo está bien dejarse aconsejar también, hacero lo que uno quiere es a lo que todos deberiamos aspitar, saber cuando nuestros deseos tienen que quedar relegados tambien, perder de vista a Peter Pan es necesario para seguir adelante, tener reencuentros con el la única manera de no perder tu identidad, la tristeza y la melancolía nos invade muchas veces a lo largo de la vida y nos deja deseperanzados sin ganas siquiera de escuchar esa canción que antes nos hacia vibrar pero para eso está lo que al principio deciamos de creer en uno mismo, para recuperar ese ánimo perdido y volver a escuchar esa canción y descubrir muchas nuevas que nos gustarán, no se cuanto te odias y he creido muchas veces que nadie podrá llegar a odiarse como yo lo he hecho, han habido muchas personas que me has ayudado a dejar de hacerlo, pero tamabién hay que tener cuidado de que ese odio no lo dejes caer en otro sería un erros que solo te haria daño a ti mismo.
    Y como dijo Aristoteles: " El que hace daño a alguién solo se lo hace a uno mismo"
    Me ha gustado mucho tu poema reflexsión. Te quiero Isa
    Te lo envío como anónimo porque no me deja de otra manera

    ResponderEliminar